Trabajar para pagar los intereses de la deuda

intereses

Eso es lo que hacemos, y cada día más, porque la deuda pública ya supone más del 117% del PIB o, lo que es lo mismo, 1,45 billones de euros.

La pandemia, la crisis derivada por la invasión de Ucrania, los precios de la energía y la gestión política de los fondos públicos han provocado que los números de las arcas públicas estén al rojo vivo.

La factura no deja de engordar, y lo más preocupante es que el horizonte que dibujan los últimos indicadores económicos no permite augurar una mejoría en la curva.

Hoy los españoles debemos… y mucho. Prácticamente el doble de lo que adeudábamos hace sólo una década. Por poner un ejemplo, en algunas regiones serían necesarios casi 500 días de trabajo por persona para pagar esa deuda pública que sigue en ascenso.

Y todo porque no hemos hecho los deberes, cuando la única receta es gastar menos. No podemos tener una sociedad subvencionada porque nos sale muy caro. Lo gratis tiene demanda infinita y sería mucho mejor primar el ahorro y la cultura del esfuerzo.

Menos mal que viene el ejército de ‘hombres de negro’.