Si las pymes no van bien, el empleo tampoco

paro

Según los datos publicados por Eurostat, la tasa de paro se encuentra en el 14,1% cifra que, por desgracia, supera las de cualquier otra economía europea y sólo Grecia, con un 13,4%, se acerca al dato español.

Además, nuestro país duplica las medias europeas: 7,2% en el conjunto de la Eurozona y 6,5% en la UE.

¿Qué supone esta tasa? Que tenemos 3,2 millones de personas en situación de desempleo (3 de cada 10 parados de la Eurozona son españoles) y un alarmante dato de paro juvenil que roza el 30%. En términos totales, España acumula cerca de medio millón de jóvenes en situación de desempleo.

Estos datos tan preocupantes se suman a otros que ponen en entredicho la afirmación del presidente del Gobierno sobre que “España avanza hacia una recuperación sólida, justa y con una intensa creación de empleo”. Y si no, que se lo digan a las 63.357 empresas que se vieron obligadas a bajar la persiana en 2021.

Otro dato que alerta sobre la situación de las pequeñas y medianas empresas, verdaderas creadoras de empleo, es la morosidad bancaria que, en el caso de las pymes españolas, se encuentra en el 7,1%, un umbral superior a los registros de diciembre de 2020.

Si las pymes no van bien, el empleo no irá bien; nuestra recuperación será más lenta y los niveles pre-Covid tardarán en llegar.