Ruido en torno a la recuperación y los fondos europeos

Cierre-omicron

En los últimos días, vuelve a estar en el centro de la polémica el reparto de los fondos europeos llegando, incluso, al Tribunal Supremo. Algunas Comunidades Autónomas reclaman arbitrariedad en el reparto favoreciendo así el agravio comparativo.

Mientras cada región reclama lo que le corresponde, ayer el presidente del Gobierno avanzó que en el primer semestre del año se abrirán 150 convocatorias para que las empresas puedan acceder a proyectos de inversión dotados con 17.000 millones de euros con cargo a los fondos Next Generation.

Esto es lo verdaderamente importante, que las ayudas lleguen a las empresas, a las pymes, a los autónomos… que son los que nos sacarán adelante y crearán empleo. Ya lo dice el Foro Económico Mundial: la situación laboral es el principal riesgo en España, por delante del frenazo económico o la elevada deuda pública.

Por eso es importante ser responsables, serios y rigurosos en el reparto de los fondos, para que se apliquen en tiempo y forma y lleguen a nuestro tejido empresarial.

Pero el camino no está siendo fácil y el Gobierno sólo ha logrado autorizar el 91,4% de los 24.198 millones de euros de los fondos presupuestados para 2021. Aproximadamente 2.000 millones tendrán que pasar al siguiente ejercicio retrasando, por tanto, su aplicación en beneficio de nuestra economía.

El ruido, las polémicas y la mala ejecución sólo nos perjudican ante la UE… que es, en definitiva, quien paga el pastel. Y una muy generosa ración.