Madrid invierte en familia y futuro

foto ayuso niños

Llevo años diciendo que tener hijos es una gran inversión que, lamentablemente, muchas familias no se pueden permitir.

En España tenemos una de las tasas de natalidad más bajas de toda Europa, lo que supone un grave problema para el relevo generacional laboral y la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

 

Por eso, esta mañana me ha alegrado escuchar a la presidenta de la Comunidad de Madrid anunciar en el Fórum de Economía el mayor plan de ayudas a la natalidad de España con una inversión de 4.500 millones de euros. El objetivo: ayudar a los padres en el reto de tener hijos y poder compaginarlo con sus proyectos laborales.

 

Una ayuda de 500 euros al mes por bebé para las madres menores de 30 años con una renta no superior a los 30.000 euros;  deducciones de hasta 2.100 euros en el IRPF por nacimiento o adopción de hijos y tarifa plana para las mujeres autónomas que se reincorporan a su actividad tras la maternidad son algunas de las medidas que implementará esta Administración.

 

Pero la Comunidad de Madrid va más allá y solicitará al Gobierno la reducción de, al menos, el 50% de la cuota empresarial de la Seguridad Social de los trabajadores que se incorporen tras el periodo de descanso por maternidad o paternidad por un año de duración, complementaria a la bonificación actual, y pedirá al Ejecutivo central incentivos fiscales para las empresas que flexibilicen sus horarios a los padres con hijos menores de 10 años.

 

Es urgente que planes como éste se extiendan al resto de los territorios porque no cabe duda de que las medidas para aumentar el poder adquisitivo de los jubilados chocan con la realidad demográfica: los nacimientos se han desplomado cerca de un 20% en el último lustro, el problema demográfico se agrava y ensombrece la sostenibilidad futura de las pensiones. Ya tenemos una media de dos trabajadores por pensionista y esta cifra se disparará en los próximos años con la jubilación de la generación del baby boom.

 

Madrid ha entendido que sin natalidad no hay futuro, ni crecimiento económico, ni pensiones… Sin nuevas generaciones es imposible que haya desarrollo y mucho menos prosperidad. Ojalá marque el camino para que otros gobiernos se pongan manos a la obra.